miércoles, 29 de septiembre de 2010

Mentiras
Una convocatoria literaria. Este jueves un relato

MENTIRA PIADOSA


¿Existe? ¿Cuál es? ¿Es acaso esa, que intenta paliar el dolor? No, no, eso es una escusa, otra mentira, ¿Que quiere evitar el sufrimiento?…mentira. ¡¡Tantas y tantas mentiras disfrazadas de piadosas!! Así se quita uno el sentimiento de culpa, (al menos un poquito) prefiero que me hiera, que me duela, lo que no te mata te hace más fuerte. ¿Acaso duele menos una mentira desenmascarada?

Si me engañas, dime qué quieres a otra, si no hay otra (no es obligatorio) dime simplemente que has dejado de quererme. Si estoy enferma, dímelo, quiero luchar.

“Y si…me muero, dime que me muero y no me digas que me pondré bien, quisiera poder despedirme de todos aquellos a los que quiero, quisiera poder decirles que yo estaré bien.”

Este último párrafo forma parte de la petición real de una paciente, que pudo despedirse de los suyos.

Mas de mentiras en el mentidero de GUS

20 comentarios:

  1. Yo una vez, me encontré en una situación en la que necesitaba que unos cuantos médicos, doce para ser exactos me dijeranla verdad de lo que tenía mi bebé. Ninguno me dijo nada, tuve que ir a informarme a una biblioteca. Por desgracia el bebé nunca nació y para chasco de esos "profesionales" yo les expliqué que era lo que estaba pasandole a mi niño.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que las mentiras piadosas deben existir cuando son útiles y en situaciones triviales: "Si, te queda bien ese vestido". En otros, mas que mentiras piadosas, son irresponsabilidades.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Medea
    No creo en las mentiras piadosas, excepto en el último caso que apuntas cuando el sufrimiento es intenso y están cansados, ellos saben perfectamente que van a morir por los médicos y por como ven a los familiares, pero a la familia sólo le queda intentar infundirles ánimos, en lo que yo he vivido ellos te lo agradecen aunque sea con una gran tristeza en la mirada.
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  4. Hay que saber como es la persona si acepta este tipo de mentiras no todos las desean oir, el enfermo en este caso es el primero que debe saber su estado a pesar que de lo duro que es.
    Y sobre aguantar algo que tu pareja no quiere decirte, mira nada de mentiras si hay alguien mas que lo diga sin tapujos y que coja la maleta y salga de mi vida, porque vivir una relacion a tres no es la idonea ni la que me gustaria tener.
    Primavera

    ResponderEliminar
  5. La mentira descarnada,descuajada,sin salida,atrapada en un frasquito.Porque de nada vale que diambule a nuestro alrededor.si tanto daño nos va a hacer.

    cariños

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que en un caso de enfermedad hay que ser cuidadoso. Quizás no mentir rotundamente pero omitir detalles que no ayudarían en nada. Hay gente que al conocer una verdad semejante se prepara para dar batalla; hay otros que se vienen abajo y dejan de pelear. Es complicado.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Personalmente no me gustan. Dímelo. Claro y sin tapujos, no me retrases la verdad. Dímela ya.

    NO me mientas hoy para decirme la verdad mañana que estaré más calmada. Será peor.
    Supongo que estas cosas tan relativas como son la verdad y la mentira, quieren eso, relatividad: depende de quién las diga ya a quién se las digan. Un tema particular...

    Besito.

    ResponderEliminar
  8. Hola Medea:

    Claro, es mejor no ocultar nada; aunque me parece que si le oculta a alguien que va a morir, tal vez sea porque uno mismo no acepta su muerte y espera que mejore.

    Otro tema son los médicos, ellos si saben cuando la muerte se acerca. Es cruel intentar engañar al paciente y digo intentar porque casi siempre lo sabe aunque no se lo hayan dicho.

    Respecto a "los cuernos" o el desamor; pues si, yo también prefiero una verdad dura, que una mentira por muy adornada que esté.

    Interesante texto. Buen jueves :)

    ResponderEliminar
  9. Este tema de las mentiras piadosas siempre me ha resultado particularmente complejo. Nunca supe tomar una decisión sobre aceptar o no la imperiosa necesidad de lanzar a un paciente terminal la dura verdad. Quizás no sea bueno matar la esperanza.

    Me quedo pensando...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Para soltar la verdad hay que tener arte, las palabras a bocajarro pueden matar más que mentiras, sin embargo por suerte disponemos de un infinito repertorio de palabras para decir verdades auténticas que no golpeen como puños. Nada es facil, me parece, la verdad tampoco.

    Medea, interesante reflexión, la mentira piadosa me repele, es que eso de piadosa...la verdad.
    Un besitooo verídico.

    ResponderEliminar
  11. . Inma, que dura es la incertidumbre, uno prefiere saber la verdad y prepararse para ello, hay de verdad cosas inexplicables, sobre todo cuando se trata de explicarle a una madre que le está pasando a su hijo, muchas veces...y con esto no disculpo a nadie ni mucho menos, no sé si es que ellos mismos no tienen claro lo que pasa o acaso esperan el milagro...no lo sé.
    Mi madre (que era una mujer que no había cumplido los 40, paso meses en el hospital al lado de mi padre, nadie le decía nada, ella tenía a sus hijos en otra ciudad repartidos en casas de vecinas y amigas. Al final, desesperada, asalto al grupo de 5 ó 6 médicos que habían salido de la habitación, se planto ante ellos, les pregunto que qué tenía mi padre y sin más le dijeron que un cáncer terminal, tan terminal que solo duro 10 días más, se quedo derrumbada contra la pared de aquel pasillo, derrumbada y sola, en ningún momento había pensado que el se moría...que te voy a contar. Aquello fue cruel.
    Hoy en día es distinto, yo creo que se tiene muy en cuenta quien está preparado para escucharlo o si es mejor decírselo al familiar más cercano, se tienen en cuenta los derechos de los pacientes y los deberes de ellos en no ocultar la verdad, pero esto en tu caso y por desgracia no se tuvo en cuenta y siento que fuera así, ineptos hay en todas partes y tú has tenido esa mala suerte.
    Un beso tierno brujita.

    ResponderEliminar
  12. Gambetas, Mar, Primavera,Yonky, Any, Verónica, Ardilla, Mónica, Natalia, todos estamos en lo mismo...creo, en el amor "no me mientas" si se ha terminado, no me entretengas, no me hagas perder el tiempo porque ese tiempo que me haces perder dándote lo que ya no deseas, lo necesito para reponerme, para llorarte incluso, lo necesito para volver a ilusionarme...¿por qué no?
    En cuanto a lo demás, siempre habrá un padre, una madre, una pareja o un hijo que sepa antes la verdad que el propio interesado y en determinados casos serán ellos quienes decidan si el interesado está preparado para encajar la verdad. Normalmente si se trata de una persona, joven o no tan joven, con responsabilidades familiares es el médico el que teniendo esto en cuenta se lo dirá, más o menos maquillada esa verdad para que como dice Natali en su comentario la verdad no golpee como un puño, pero creo que así debe o debería ser .Un beso grannnde

    ResponderEliminar
  13. La verdad... siempre al precio que sea.
    ¿Como se mide una mentira piadosa, una mentirijilla, una mentira de 2ª división, una mentira leve...?

    Creo que el problema radica en que las personas nos hemos acostumbrado a mentir e intentamos clasificarlas para restarle importancia.

    Has reflejado con claridad un aspecto de le mentira, que podría o no, estar justificada.

    Siempre depende de cada uno y sus circunstancias.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Medea:
    Tal vez un ejemplo ilustre la conveniencia de la mentira piadosa. Una abuela no sale de su casa para nada. Su cabeza rige solamente a ratos. Uno de sus nietos muere en accidente de tráfico. La familia le oculta ese tragico desenlace. Es un hecho real, tristemente real. Cuando pregunta por él y de tarde en tarde lo hace, se le dice que está trabajando. Ya hace casi cuatro años de esto. Son casi cuatro años que se le ha evitado un sufrimiento innecesario.
    ¿Le hace daño a alguien esa piadosa mentira?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. me es difici olvidar un reprtaje que mostraba a una ong canaria formada por doctres,enfermeras, psiquiatras,etec y que ayudaban a enferms terminales a sobrellevar su ultimo transito por esta vida...tambien a sus familiares...
    aun estoy conmcionado por aquel reportaje...
    ¿las mentiras piadosas?
    no sé que decirte medea...no lo sé...son eficaces en ...supongo que dependen del instante...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  16. -Alfredo, yo estoy en que la verdad al precio que sea, se que da lugar a la controversia, pero lo que no quiero para mí no lo quiero para los demás, por tanto no puedo ponerme al lado de la mentira en ningún caso, solo que es cierto que hay que tener mucho tacto en muchos casos y disponemos de un rico vocabulario del cual echar mano y sin necesidad de mentir podemos dejar siempre abierta la puerta a la esperanza creo que nadie tenemos el don de la verdad absoluta. Un beso

    -Pepe, es cierto que defines un caso muy concreto que sale del contexto y aunque me atengo a lo dicho que la verdad al precio que sea también digo que lo que no quiero para mi, no lo quiero para los demás y entonces me rasgo las vestiduras y si soy ella también preferiría que me mintieran siempre y cuando mi cabeza no rigiera lo suficiente y entonces me hiciera pensar que mi nieto es un despegado que no viene a verme. Otro beso

    ResponderEliminar
  17. Gus, no me extraña que no puedas olvidar ese reportaje, yo misma he estado al lado de gente que atravesaba ese momento y es muy duro, no te explicaré como he podido sobrellevar ese momento a veces, pero siempre, siempre se deja la puerta abierta a la esperanza y si me apretáis mucho acabaré diciendo que si, que en este campo es en el único que sería excusable no decir toda la verdad, como tú dices , depende del instante…o de lo que esa persona necesite y los que estamos día a día con ellos llegamos a saber o creemos saber qué es lo mejor en cada caso. Besitoooo

    ResponderEliminar
  18. A veces es dificil decir la verdad y toda la verdad, para ello están las mentiras piadosas que se llaman, pero esas también son peligrosas y son las que se suelen utilizar con los enfermos.
    Es muy valiente pedir la verdad según qué momentos.
    Un beso, me encantó tu reflexión Medea en esta tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias Maria José por tu comentario, por el contenido del mismo creo leer entre líneas que eres de las amigas de la verdad, existe la posibilidad también de esconder parte de la información sin darla toda, no creo que eso sea mentir. Aquí mismo por unos u otros motivos algunos escondemos nuestra identidad tras un seudónimo y cada uno sabrá por qué lo hace, nuestros motivos tendremos. Un beso entero.

    ResponderEliminar
  20. Mentiras piadosas, decimos tantas al día, y sin embargo llega un momento en que algo se rebela en nosotros porque no es justo ni para ellos ni para nosotros.

    Me ha encantado tu escrito y descubrir tu blog. Yo también vendré a visitarte a menudo :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar