miércoles, 22 de septiembre de 2010

¿En qué trabajas...o te gustaría trabajar?
"Una convocatoria literaria. Este jueves un relato

TIEMPO

Alguien me dijo que tanto en el jueves de “noches para no dormir” como en el jueves de “hazme reír” se vislumbraba el campo en el que trabajo, bueeeno hare un esfuerzo. En efecto, trabajo en un hospital, dentro del hospital en una UCI y me gusta lo que hago pero…quema mucho, mas emocionalmente que por la presión del trabajo en sí. Así que voy a contaros en que me gustaría trabajar, que lo llevo algo mejor y además lo he experimentado como voluntaria.
Es algo en lo que soñaba desde pequeña, quería ser veterinaria, pero me quede en el camino, había mucho que estudiar y yo hacía “pellas” en el colegio para recoger perritos abandonados, lo del estudio no me iba mucho en aquel momento. Ya tenía trece o catorce años y mis amigas empezaban a sustituir los calcetines del colegio por las medias “pantis” para ir a tontear y yo volaba a ponerme unos vaqueros para irme a buscar refugio a algún perro apaleado o a alguna perrita a punto de parir y lo cierto es que siempre había algún taller mecánico o alguna carpintería que me acogía al perrito hasta el día siguiente y alguno incluso llego a adoptarlo, mi madre ponía el grito en el cielo cada vez que abría la puerta de la calle y me encontraba acompañada por un cuatro patas.


Era mi asignatura pendiente. Años después preste servicio voluntario en un centro de acogida de animales, no fue mucho tiempo porque empecé a trabajar y me era difícil compaginarlo y además…porque no decirlo, porque me hubiera traído a casa a cada nuevo huésped que aparecía en el refugio, maltrecho, hambriento, apaleado y esto también era difícil compaginarlo con la vida normal, de una familia normal, en un piso normal.

Si, además de gustarme en lo que trabajo y por lo cual me siento muy afortunada, me gustaría tener algo más de tiempo y poder emplearlo en algo como esto.

Mas ofertas de empleo en casa de GUS

31 comentarios:

  1. Guau, nunca podría trabajar en un hospital, mucho menos en una unidad de terapia intensiva, no lo soportaría, creo que me moriría de pena. Suerte que no todos piensan como yo y que hay gente que lo hace; tendrá también sus momentos de alegría y gratificación cuando alguien se recupera.
    Lo de los animales si me gustaría, supongo que como vos terminaría teniendo un zoológico en casa, me dan mucha pena los animalitos abandonados, golpeados, heridos.

    Alguna vez pensé en ser trabajadora social, pero luego la vida me llevó por otros caminos.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Trabajar con animales debe ser una maravilla. Yo trabajo con las personas, epro echo d emenos la sencillez de ellos, ese fervor incondicional con el que nos quieren, sin pedir nada a cambio. Me ha encantado leerte, Medea. Puedo entender lo que es trabajar en una UCI y creo que una buena terapia es tu amor por los animales.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A veces ese trabajo, el soñado, resulta que es el verdadero, de alguna manera, pase lo que pase, a él nos dedicamos (o deberíamos), nunca es tarde, al contrario. Gasta el trabajo, cansa, a veces agota, pero si tenemos ese "trabajo" verdadero y lo ejercemos, quedamos recompensadas con nosotras mismas.
    Me dedico a la enseñanza, me dediqué al diseño, hice...uf, ahora, sobretodo, escribo, nunca es tarde.
    Besitos a los animales, besitos a los gatitos, son mi debilidad, tengo dos.

    ResponderEliminar
  4. Te pasa como a mi con hacer voluntariado con niños con discapacidad que estan en acogida o para adoptar, me gusta jugar, disfrutar con ellos de esos ratos y porque no aportar mi trabajo pero cuando me tengo que ir, se me hace un nudo terrible en el estomago de no poder llevarmelos a casa.
    Primavera

    ResponderEliminar
  5. Realmente, tu trabajo en la UCI es de admirar, hay que tener valor para trabajar allí, y valer. Yo no valdría, a mi se me muere alguien o tengo que pinchar a un niño y me da un chungo.
    En cuanto a tu servicio voluntario... ese si que me gustaría porque me encantan los animales. De todas todas, me quito el sombrero tanto por tu trabajo remunerado como con el de voluntaria que dice mucho por no decir todo de ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Es un hermoso trabajo este de veterinario, y para mi, complicado porque el animal se queja pero no habla, de modo que lo veo tan difícil...

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. Yo no podría ni con una cosa ni con la otra. Una vez traté de hacer un voluntariado social y la única entre 234 personas que estábamos allí, la única con mente y espíritu altruista era yo, todos trataban de apalancarse después en el centro que les tocase y, además, lo organizaba "la caja que nos une" para limparse las manos con una labor social que haríamos otros...

    Loable tu actitud, yo disfruto de la docencia y más de la investigación.

    Besito.

    ResponderEliminar
  8. Qué se puede decir. Haces un importantísimo trabajo, y encima quieres compaginarlo con algo no menos filantrópico. Bravo ¡

    ResponderEliminar
  9. Bonito relato.
    Los sueños no siempre se logran, aunque leo que te acercastes mucho. Al fin y al cabo tanto tu profesión como tu sueño necesitan de una gran dosis de entrega no siempre bien valorada por la sociedad, pero sí por las gentes de bien.

    ResponderEliminar
  10. Any ¡claro que es gratificante! te aporta mucho, aprendes a valorar lo realmente importante. Cuando salen bien y deciden mandarlos a planta, lo sientes casi como una victoria personal, está claro que tu solo eres una parte muy pequeña de un equipo, pero has tenido que ver en esa recuperación. También existe el lado oscuro y ese es duro solo puedes pensar que has hecho lo que estaba en tu mano, lo que has podido y mas... y no ha sido posible pero eso siempre implica dolor. Un besito

    ResponderEliminar
  11. María José, claro que es una buena terapia el entregarte a esos animales que como bien dices te quieren incondicionalmente y sobre todo si han sentido la crueldad a la que por desgracia han sometido a muchos de ellos, les das tan poco y te lo agradecen tanto...de verdad te sientes reconfortada.
    Me alegra poder volver a leerte por los jueves. Un gran beso

    ResponderEliminar
  12. Natalia, Primavera, creo realmente que sois felices con lo que hacéis, creo que los docentes tenéis un trabajo muy duro en estos tiempos y poco reconocido. Yo también encuentro mucha paz en escribir, lo haga mejor o peor me siento bien escribiendo lo que siento y compartiéndolo con vosotros.
    Primavera...que duro es eso, ¡Dios los niños!...es algo que me puede, esos niños serán felices si cuentan con alguien como tú, en su mayoría no se dan cuenta de su discapacidad, es posible que solo sufras tu, ellos al sentirse queridos, mimados, serán felices. Precioso y duro trabajo el tuyo.

    ResponderEliminar
  13. Inma,gracias por tu comentario, yo creo que es un trabajo muy gratificante, no porque se tenga más valor o menos, pero es un palpito que te acompaña a lo largo de tu vida, si no se ha sentido ese palpito alguna vez , se es infeliz y una persona que no ama su trabajo sobre todo en este campo puede hacer infeliz a mucha gente que necesita de tu ánimo, tu alegría, cariño y una palabra de consuelo. No es lo mismo que si eres infeliz trabajando en una inmobiliaria, un banco, o eres funcionario.
    Mis animalitos…hace tiempo que no los veo, el refugio más cercano me queda lejos, los van sacando de las zonas urbanas por los ladridos y esas cosas no lo tengo fácil pero…lo echo de menos. Es una buena terapia para cualquier mal del alma y se está comprobando que también del cuerpo. Un beso enorrrrrme

    ResponderEliminar
  14. Jajaja Mari Carmen, también los niños pequeños lloran y no hablan pero con el trato diario aprendes a interpretar sus señales. Aunque eso de que...los perros no hablan, daría lugar a un debate jajajaja.
    Las 8,30 entro a las 10 así que este es mi último comentario de hoy. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  15. Cuánta sensibilidad dentro de un sólo cuerpo! jejjeje...eso habla muy bien de vos. Tanto para atender enfermos humanos como desamparados animales hace falta mucha capacidad de entrega,mucho cariño disponible y eso es garantía de estar frente a una excelente persona! :)

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Vivir volcado hacia los demás y hacer de eso una profesión y una vocación, es hermoso. Tanto para cuidar personas en la UCI, como para cuidar animales, se requieren grandes dosis de generosidad y de entrega. Te felicito por ser así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Para ambas cosas hay que valer. Yo no sería capaz de realizar ni un trabajo ni el otro. Soy demasiado impresionable, y por lo mismo valoro tanto encontrar buenos profesionales de la salud cuando me toca ingresar en el hospital.

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Me asocio contigo, un poco y un poco, se podrá con todo.
    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Mónica, Pepe, de verdad no tiene ningún mérito, es gratificante, podría decir incluso egoísta porque me hace sentir muy bien, muy satisfecha, me aporta mucho, de verdad la entrega a lo que te gusta no supone sacrificio. Un beso graaaaaande

    ResponderEliminar
  20. Pues terminaste en algo relacionado con el tema, aunque con "animales" de dos patas.
    La verdad es que admiro tu profesión, yo no valdría, eso de esforzarte, poner todo de tu parte y que a veces no se obtengan los resultados esperados creo que podría conmigo, creo que los profesionales como tu se merecen todo nuestro reconocimiento y agradecimiento
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  21. Ardillita, estoy de acuerdo contigo en lo de que hay que sentir algo especial para este tipo de trabajos y no todo el mundo lo siente (gracias a Dios)de ser así ¿quién construiría nuestras casas?, ¿quién haría el pan?, ¿quién recogería los frutos del campo? jajaja.
    Yo también he estado..."al otro lado de la cama" (pero no como en esa película que tanto me hizo reír) he estado como paciente y desde ahí te das cuenta de que hay mucha gente dedicada a esto qu´r no tendría que estar ahí, pero por desgracia es inevitable. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  22. Cas, lo que tu llamas "un poco" ya es mucho, gracias amiga por asociarte conmigo, en las noches tranquilas...podemos escribir cartas de amor.
    Mar, tienes razón quizás las dos cosas estén juntitas en la misma parte del cerebro o del alma y se has desarrollado juntas.
    BESOS GRAAAANDES A LAS DOS.

    ResponderEliminar
  23. Medea:
    no me extraña que te quisieras llevar a cada uno de sos perritos que recogías. Son un encanto. A mi perra Nuca la encontraron correteando por una carretera que rodea BCN, trotando con su hermanito. Sólo pasó dos noches en el refugio. La tarde en que entraron los dos cachorros (3 meses) yo fui allí con mi hija Annna a buscar un perrito. Cuando vimos a Nuca se nos metió en el corrazón y a los dos días ya la teníamos en casa. Es toda bondad, una buenísima compañra. Me ha ayudado a crecer como persona y a conocer a gente maravillosa. Cuando me siento sola... En fin, qué te voy a contar!
    En cuanto a tu trabajo en la UCI, supongo que dice mucho de ti : de tu fortaleza y de tu humanidad. Lo que hiciste por aquellos perros no era más queotro ejemplo de tu bondad.

    ResponderEliminar
  24. Solo puedo decirte que enhorabuena, que GRAN suerte ha tenido Nuca en encontrar a alguien como tú, cuando su vida, se cruzó con la tuya y...que suerte has tenido tu con ese nuevo miembro en la familia, es algo que solo llega a comprenderse del todo cuando se convive con un cuatro patas de estos, que lo único que te reclaman es cobijo y cariño...muuucho cariño y te lo devuelven con creces.Un beso grande, a ti, a Anna y a Nuca.

    ResponderEliminar
  25. Es una de estas profesiones que uno encuentra imprescindibles e importante. Y cuando lo piensas detenidamente, sólo deseas hacer bien tu trabajo para no parecer además ridículo e insignificante.

    La satisfacción por el trabajo bien hecho es lo único que nos equipara, en lo demás hay un mundo de diferencia y si supiera o pudiera elegiría el tuyo.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. mira, medea...quiero hacer mias las palabras de alfredo...y las hago mias..
    añado de mi cosecha que tu eres una persona de gran sensibilidad...y por lo tanto, ya me tienes ganado...hazme un hueco, pues, en tu corazon...
    hoy, beso entero, medea.

    ResponderEliminar
  27. Maravillosa tarea la tuya, vocacional, la una y la otra que admiro de todo corazón pues recientemente he tenido una experiencia hospitalaria y he podido comprobar a quienes como tu, nos hacen mas llevadera la enfermedad... y en cuanto a los animales...yo tengo dos "callejeros" en mi casa...que te voy a contar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Bueno, desde luego lo de veterinaria está muy bien, Pero lo del hospital seguro que también te compensa. Supongo que ves muchas cosas y te quema; pero alguna satisfacción tendrás.Es una buena solución satisfacer tú vocación a través del voluntariado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Gracias Alfredo por pasarte por aquí, lo realmente importante como dices, es estar satisfecho con lo que haces, sea cual sea tu trabajo, creo realmente que de no ser así no llega uno a realizarse del todo, y eso es una traba para ser feliz.Un beso

    ResponderEliminar
  30. Gus, ¿Qué te voy a decir? que cuando estas metida en un mundo donde convives con el sufrimiento de la gente y se te siguen saltando las lágrimas en determinados momentos es que realmente sigues siendo sensible como cuando te decidiste por esta profesión. Ya tenias un hueco en mi corazón. Un beso GRANNNDE

    ResponderEliminar
  31. Rosa, mi más cordial enhorabuena por tener a esos dos cuatro patas “sin techo” compartiendo la vida contigo, ojalá hubiera mucha gente como tú, eso dice mucho de ti. Un beso grande. Carmen…alguna satisfacción no, tengo muchas, muchísimas ,y si algún día a sido especialmente malo en cuanto a resultados al menos te llevas a tu casa el haber hecho bien tu trabajo. Un beso

    ResponderEliminar