miércoles, 8 de septiembre de 2010

Jueves de Música
Este Jueves un Relato




Sin tu Latido
  Mi música, sus notas, sus acordes, sus letras pertenecen a la privacidad de una historia de amor (puede que los amigos que me conocen personalmente no hayan visto que “mirando dentro” soy de ese grupo de personas a las cuales unos acordes románticos de música, palabras, detalles o simplemente miradas me convierten en puritita gelatina) La experiencia de los años y vivencias va extendiendo sobre mí una pátina que de alguna manera entorpece la captación de lo que llevo dentro. El amor, el dolor, la alegría, la tristeza… tienen sintonía con la música
  Esta música la de Luis Eduardo Aute formó parte importante en mi historia de amor, de… “los gozos y las sombras” de mi historia de amor.
  Musicalmente había vivido mi pre- adolescencia con Miguel Bosé, con “Linda”, “Morir de amor” o “Te amaré” y había ido creciendo con él, era música para adolescentes y yo…no había dejado de serlo, quizás había crecido deprisa en los últimos años en otros muchos sentidos pero…me había estancado ahí, no de una manera cronológica pero si en cuanto a vivencias y sentimientos.
  No fue un flechazo, fue algo más tranquilo y sosegado al principio, sin intención, inocente por ambas partes pero así, de esa manera, no se empezó la casa por el tejado.
  Compartíamos muchas cosas, tardes interminables de confesiones, de confesiones que solo se le hacen a un amigo o amiga… y tarde tras tarde empecé a sentir ese cosquilleo en el estómago ¿o serían mariposas? Notaba al mismo tiempo una actitud en él, que me invitaba a soñar, sin llevarnos más de tres años era mucho más maduro que los niñatos que había tratado hasta entonces y por supuesto más que yo, su vida estaba más o menos trazada o planificada pero…no había contado conmigo y eso iba a cambiar drásticamente sus planes y a dar sentido a los míos.
  Fue aquella tarde de otoño, cuando las primeras hojas empezaban a alfombrar el incoherente adoquinado de la ciudad, cuando los castaños y las acacias amarilleaban y sus flores eran ya frutos cuando las temperaturas no invitaban a estar en las terrazas sino al refugio de algún pub tranquilo donde un pianista aceptaba peticiones de los ocupantes más atrevidos de algunas mesas o sonaba alguna dulce melodía de fondo mientras el pianista apuraba su copa en la barra ,se fumaba un cigarrillo y charlaba de forma amistosa con el camarero.
  Nos tocábamos al hablar, nos cogíamos la mano y la reteníamos unos segundos todo aquello me estremecía y producía en él una sensación creo que reciproca, me di cuenta de que deseaba abrazarlo, de que lo que sentía hacia él, no era precisamente lo que sientes hacia un amigo y Aute cantaba “De alguna manera tendré que olvidarte “parecía premonitorio.
  Entonces me besó.
  Allí empezó una carrera de obstáculos, su vida planificada se transformaba en un imprevisto continuo, yo vivía el momento, cada momento como si fuera único y quizás el último, el aprendió a disfrutar el momento y a dejar que las cosas surgieran, que aflorasen sentimientos que no esperaba, las canciones de Aute nos acompañaban cada tarde (creo que yo no lo había escuchado hasta entonces), sus letras me estremecían, las escuchaba una y otra vez, cerraba los ojos y soñaba, soñaba y soñaba, despierta y dormida, las letras de esas canciones las hice mías “Pasaba por aquí” O aquella “volver a verte “cuya letra decía:


“Y sé que no podré volver a verte jamás.
No hacías preguntas, no querías respuestas,
tu cuerpo y el mío dialogaban a tientas
Buscando el ritmo exacto que marcan los latidos
cuando conversan con la misma voz.
Al fin tocaba la belleza,
era amor, es amor...”


  Hasta entonces un beso robado tras una puerta, caricias clandestinas en el trabajo…y una contrarreloj, el estaba allí de forma provisional pero pronto, en unos meses, le darían un puesto en su ciudad donde volvería a encontrarse con su pasado.
  Decides entonces vivir el momento, decides que ese tiempo es tuyo, tu tiempo, tu miércoles, tu jueves, tu sábado. Tu música, la que le gusta, la que nos acompaña, la haces tuya, Aute me canta al oído, me hace la protagonista de sus temas, cuando siento inmensas ganas de llorar, cuando sueño o me despierto a su lado, cuando disfrutamos de un amanecer intentando darles sosiego y paz a los latidos cuyo galopar te dificulta oír la suave música de esa cinta o casette que lleva grabado un tema tras otro y compite en el silencio con ese latido que es música.
  “Penélope” se quedo sola, seguía escuchando a Aute pero no sonaba igual.
  En dos meses el resolvió sus asuntos, volvió y hoy estamos juntos, hemos recorrido un camino entero de rosas no sin espinas “la energía no se destruye, se transforma” y cuando parece quedar solo el vestigio del comienzo…alguien propone un tema para los jueves (Gracias Gus) yo lo he escrito y algo se me remueve por dentro, el lo leerá… y volverá a escuchar este tema que … tanto le dice.


Mas temas musicales en la casa de GUS

26 comentarios:

  1. Que bella historia tan llena de amor.
    Me gusto mucho porque el amor queda grabado siempre y mas cuando se oye la cancion que marco el comienzo de todo.
    Primavera

    ResponderEliminar
  2. los recuerdos son personajes de matrix que congelados quedan en el aire, tal y como los archivamos
    después, cuando son requeridos recuperan su movimiento, su color, algunas veces su sonido, y siempre su olor
    cuando envejezcamos ese matrix mental que llevamos consigo, será leña que mantenga el fuego
    vital.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Por mucho que quiera, tendré que olvidarte....
    También a mí me gusta mucho esa canción.
    Esas anticipaciones de un fracaso...
    En sus viajes en un autobús, o en carreras solitarias por jardines o travesías algunos llevan pegado a su oido un penganillo.
    Pero ha sido fundamentalmente esta canción... y acaso me haya bastado haberla atendido solamente uan sola vez.
    Soy yo mismo, un transeúnte, un poco eternamente y con esas seguridades tan íntimas e inevitables en torno a mis desazones.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  6. .. y nada mas, apenas nada mas.
    Tan corta la canción y tan linda.
    Medea tu história es bellísima y real. Me encantó porque en muchas cosas me hizo a recordar a la mía.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hermosas palabras. Hermosa historia. Esa canción alcanza para escucharla y entenderte letra a letra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Primavera,Javier,Tésalo,Gambetas,Cas,no puedo menos que daros las gracias por vuestras palabras,sé que lo mío no son los micro relatos y hay que disponer de tiempo,(un bien muy preciado) y yo os agradezco que me halláis dedicado el vuestro. Es mi historia,creo que en si es bella,es real y por ello me ha revuelto algo el compartirla con vosotros, quizás sea Matrix Javier y ese fuego me trae el olor, la música, el sabor, quizás el cuidar cosas que se van descuidando con el paso de los años.
    Un cálido beso a todos

    ResponderEliminar
  9. Casi pordría hacerse una letra para una canción especial. Una que describiera esta historia, melodía y texto en uno. Así suele ser la vida, compuesta de acordes consonantes y notas disonantes.

    Un abrazo, amiga Medea.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡me he quedado embobada leyendo tu historia de amor!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Canción a canción, voz de Aute te acompaña a lo largo de la historia de amor con todos sus matices.
    "Sin tu latido musical" añado; beso piel horas y sensaciones "es absurdo estar vivo"
    Penélope la fiel persistente y Medea la amante desesperada hasta el paroxismo, bellísimas notas de mujeres como canciones. Gracias Medea por brindarnos esta partitura vital con muchas notas sentidas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Ay! el amor... Puedes decir que Aute ha escrito tu propia historia. A fin de cuentas, con un final feliz.

    Enhorabuena :)

    ResponderEliminar
  13. Qué hermosa historia de amor naciente!...qué bueno que triunfara sobre los obstáculos y siga tan vivo como ayer junto a las letras de Aute!

    Una manera muy especial de honrar a este jueves de música y relatos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Aute. Lo tenemos un poco olvidado últimamente. Yo también crecí con Bosé, con Mecano y los Pecos. Pero por el medio se cruzaba "Al alba", inolvidable.
    Bonita tu historia, por suerte con final feliz, como a mí me gustan.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Verónica,es realmente un regalo que veas mi historia merecedora de la letra de una canción de amor.
    Brujis, gracias también a ti. Había pasado por tu blog y leído tu poema y si sientes la música en la piel eres una romántica y si eres una romántica estás en tu salsa, la música se siente en la piel, da igual que sean baladas, rock, heavy, clásica, solo cambia el momento de sentirlas, el escenario…
    Gracias Natalí tu le pones música incluso a tus comentarios, solo con ellos haces que me estremezca, me dejas sin palabras, a veces veo en ellos amaneceres, sábanas, la piel mojada en un cuerpo a cuerpo y hasta me olvido de que se trata de un comentario referente a un relato…me olvido.
    Ardilla, Neogéminis, Teresa, llevo poco tiempo escribiendo para que alguien pueda leerlo y me está resultando algo realmente satisfactorio, excitante, realmente gratificante después de leer vuestros comentarios y enriqueciéndome con vuestros, relatos, poemas, viajes y vivencias.
    Me alegro de haber compartido con vosotros mi historia de haber puesto a vuestro alcance unos temas que yo hacía míos y sin embargo habrán sido el umbral de tantas y tantas historias de amor

    ResponderEliminar
  16. Lo leo casi al alba y Aute me gusta un poco más.
    Latidos en forma de notas, que son los tuyos (vuestros), latidos que contagian y los hacemos nuestros.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Medea, no te disculpes por dejar volar los dedos sobre el teclado, gracias por darles la libertad de contarnos y conmovernos con esta preciosa historia de amor, escucharé a Aute de ahora en adelante de una forma diferente, miles de besossssssss.

    ResponderEliminar
  18. ¿Lo qué puede influir en nosotros una canción? Parece mentira. Siempre hay una canción en nuestra vida que ha significado algo importante, con ella nos hemos enamorado, o hemos conocido nuestro amor.
    Me ha gustado mucho tu escrito.
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
  19. Y la picazon surge sin entenderlo,sin medir dimensiones,porque no las hay.Quizas la musica nos acoge,pueda darnos en esas letras un poco de alivio,para entender,para soportarlo.Y la rueda gira,no se detiene,pisa fuerte,remueve terrones de nuestro interior,y de fondo el sonido del piano puede que logre zurzir con hilos muy finitos lo incomprensible del tragin amoroso.

    Cariñitos

    ResponderEliminar
  20. Hola Medea
    Que bonita historia nos has contado en este jueves de música,
    una bonita historia para una maravillosa canción que se complementan perfectamente en los sentidos.
    Es la primera vez que paso por tu casa y me ha encantado, me ha impactado mucho la foto de la cabecera que junto al título me deja pensando en infinidad de cosas
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  21. Gracias Alfredo, satisfecha por haberte transmitido un aunque sea pequeño escalofrío con mi relato, con mi historia, para mí fue una sensación placentera el recordarla y que mas puedo pedir, cuando escribes angustia quieres transmitir angustia, cuando es temor quieres transmitir temor y cuando es amor…esa placentera sensación.
    Un gran beso

    ResponderEliminar
  22. Gracias Susurros,yo entiendo el amor en susurros,y al escribir, como en el amor,me importan mucho los detalles aunque esto se traduzca en un texto más largo,un beso graaaaande
    Gracias también a ti Carmen por regalarme tu tiempo,llevo poco escribiendo y me enseñan e importan mucho vuestros comentarios.Un beso también a ti.

    ResponderEliminar
  23. Yonqui, gracias por pasarte por mi casa y dejar tu comentario,ese piano…zurce con hilos de oro cuando ese amor merece la pena.Un besito

    ResponderEliminar
  24. Mar,me alegro de que hayas llegado hasta mi y de que te haya gustado mi historia,ahora hace 25 años que comenzó .La foto de la cabecera me la eligió “El” que es quien me ha diseñado el blog (yo solo escribo y elijo música y títulos)El titulo del blog andaba en mi cabeza ya tiempo junto con la intención de ponerme a escribir algún día y en Junio lo inauguré con… un triste “Hola”no sabía cómo funcionaba esto jajaja que idiota. Gracias por estar aquí y espero verte pronto de nuevo por mi casa.Un beso grande

    ResponderEliminar
  25. ESTO NO SE HACE...
    MEDEA, ESTO NO SE HACE...
    TE HE LEIDO...ESPERABA QUE SE FUERA EL...TODO INDICABA QUE SE IBA A IR...Y VAS Y ACABAS ASI:
    " En dos meses el resolvió sus asuntos, volvió y hoy estamos juntos, hemos recorrido un camino entero de rosas no sin espinas “la energía no se destruye, se transforma” y cuando parece quedar solo el vestigio del comienzo…alguien propone un tema para los jueves (Gracias Gus) yo lo he escrito y algo se me remueve por dentro, el lo leerá… y volverá a escuchar este tema que … tanto le dice."
    ASI QUE ESTO NO SE AHCEEE
    MEDIO BESOOOOOOOOOOOOOOO...
    ME HAS EMOCIONADO.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Gus!!Te echaba de menos, estabas muy callaíto y no es propio de ti, me alegra haberte llegado con mi música, con mi relato y si he llegado a emocionarte…mejor, es bueno sentir cosas por dentro. Un beso grande y entero jeje

    ResponderEliminar